Su instinto para encontrar potencial en la gente que le rodeaba le convirtió en el elegido por sus compañeros para organizar los grupos de trabajo y dirigir los rodajes de las prácticas.

Una vez licenciado y no satisfecho con las pocas implicaciones informáticas y estéticas de los planes de estudio se matriculó en Estudios Superiores de Diseño Gráfico para concretar sus conocimientos en este campo, y especializarse tanto en el mundo gráfico como en el del diseño web que le daban cada vez más opciones que ofrecer a sus clientes.

Aunque casi veinte años de estudios de diseño le avalan sobradamente en su carrera profesional Miguel no para de buscar nuevos caminos y aprender nuevas técnicas que poder aplicar en la comunicación corporativa de quien trabaja con él y en sus propios proyectos, en los que fomenta la  creatividad y un estilo propio cada vez más definido y flexible. Sigue quedándose a diseñar hasta altas horas de la madrugada como un niño de tres años que acaba de descubrir lo que significan las letras y las viñetas cuando se encajan unas detrás de otras. Y, como no, su miopía sigue creciendo a causa de ello.


Alejandra López

Creadora de contenidos